Los Dioses del Mar III: El Mundo Clásico

La mitología griega es seguramente la mitología antigua más conocida en el mundo moderno. Desde los poemas clásicos hasta la moderna cultura popular pasando por el arte renacentista y neoclásico, los dioses y héroes griegos siempre han formado parte del imaginario colectivo.

Los griegos eran un pueblo de marineros y comerciantes, de modo que los dioses del agua fueron muy importantes para ellos desde los tiempos más arcaicos.

Sin embargo, pese a tremendo componente artístico y civilizador, la mitología griega era un auténtico caos. Fue el resultado del sincretismo de las creencias populares y cultas con una tremenda de influencia de invasores y vecinos.

A Hesíodo (autor de la Teogonía, la más importante obra poética sobre la mitología griega) se le atribuye la frase “No hay hombre en el mundo que pueda recordarlos a todos (los dioses)”. Y es que cada montaña o río tenía su propio dios particular, por no decir que las ciudades tenían sus patrones.

Con el tiempo se consiguió canonizar una religión global para todos los griegos que conciliara las creencias nativas, foráneas, populares o señoriales, pero nunca fue del todo coherente.

El dios del mar griego más conocido es Poseidón o Posidón, pero no es ni el único ni el más antiguo.

Cómo se repartían las aguas los dioses griegos

Cómo se repartían las aguas los dioses griegos

Ponto, el dios primigenio

La figura de Ponto dentro de la cosmogonía griega, y especialmente la Teogonía de Hesíodo, es un tanto difusa.

Se considera que Ponto fue engendrado por Gea para tener una pareja de forma similar a Urano. Como este, se unió a Gea engendrando a Nereo y Forcis. Otra visión hace de él hijo de Gea con Éter, el viento. Este hecho, como hijo y consorte de Gea, daría a Ponto la consideración del dios oceánico más anciano.

Pero la figura de Ponto no ha sido tratada en mitos ni en el arte. Dentro de la obra de Hesíodo parece ser una personificación del mar con sus diferentes facetas y en la antigüedad clásica se utilizaba su nombre para hacer referencia al Mar Negro.

Así, Ponto es más una personificación que un dios y a ratos puede confundirse con el titán Océano.

Océano y Tetis, titanes de los mares y progenitores de la vida

La figura del titán Océano parece más antigua que la de Ponto y mantuvo su vigencia en tiempos romanos. Como todos los titanes, era hijo de Urano y Gea y se describía su alumbramiento como consecuencia de la lluvia de Urano (el cielo) sobre Gea (la tierra).

Esto nos retrotrae a la lluvia como elemento vivificante y la identifica con el semen como portador de semilla.

Océano es el más anciano de los titantes y es la encarnación del río salado que rodea toda la tierra donde todo nace y todo muere.

Tanto Homero como Hesíodo hacen referencia a Okeanos Potamos o “Río Oceáno”.

Se considera el agua como elemento primigenio y a Océano como su personificación. Con el tiempo comenzó a ser representado como un anciano con una barba de algas, robusto, con pinzas de cangrejo y cola de pez que sostiene un cuerno de toro (símbolo de la riqueza de las aguas).

Representación romana de Océano y Tetis

Representación romana de Océano y Tetis

En la tradición Homérica, la imaginería del escudo de Aquiles aparece rodeada por el río de agua salada Océano y cuando Néstor y Odiseo ruegan al dios que abraza la tierra y el sauce dirigían sus pensamientos a Océano y no a Poseidón.

En el Critión, Platón dice que fue Océano el dios que hundió la Atlántida.

Océano cumple la tradición del matrimonio entre hermanos de los titanes y con Tetis la titánide (no confundir con la nereida madre de Aquiles) forma la primera pareja de titanes.

Juntos engendraron a las ninfas del mar (oceánides), a los ríos divinizados. Entre estos ríos se incluía el Danubio y el Nilo. También engendraron varias diosas, de las que las más importantes son Eurínome y Metis, primera esposa de Zeus y madre de Atenea.

La figura de Tetis está asociada a la de su marido como personificación de las aguas, pero en este caso representa la fertilidad de las aguas. Teniendo en cuenta su nombre puede traducirse como “abuela” o “niñera”, puede entenderse como la personificación de la fertilidad primordial de las aguas.

Así, Océano supone el ser físico del mar y Tetis su fertilidad. En el mito homérico de la creación, Océano circunda al mundo y Tetis da a luz a todos los seres vivos.

En esta historia basó Robert Graves su “mito pelasgo de la creación”, protagonizado por Eurínome.

Por último, durante la rebelión de Cronos contra Urano y de Zeus contra Cronos, Océano y Tetis se mantuvieron al margen.

Con todo esto se ha interpretado que Océano es el dios primigenio del mar, más antiguo que el mismo mundo, primogénito de Urano y Gea producido por la lluvia sobre la tierra.

Al principio, Océano representaba todos los cuerpos de agua salda pero con el tiempo fue pasando a representar los cuerpos de agua desconocidos como el Atlántico mientras que el Mediterráneo pasaba a ser el dominio de Poseidón. En épocas helenísticas se lo identificaba con una gran corriente de agua cálida global.

Esta manera de pensar fue heredada por los romanos que veían en Océano los mares exteriores. Esto lo prueba el descubrimiento de un mosaico que representa a Océano y Tetis en Lucus Augusti (Lugo).

Nereo, el viejo del mar

El siguiente dios del mar griego, quizá el menos conocido actualmente, es llamado Nereo y se pretende que es el hijo mayor de Ponto y Gea y está casado con la oceánida Doris con la que tiene cincuenta hijas llamadas nereidas, entre ellas está la madre de Aquiles.

Nereo es un dios primordial anterior a los olímpicos relacionado con los dioses primordiales (Ponto es su padre y Océano su hermanastro y suegro) y fue uno de los educadores de Afrodita. También se afirma que Nereo reina sobre las olas por lo que podría ser considerado dios de las olas, especialmente en el Mar Egeo donde se concentraba su dominio.

A diferencia de su padre, Nereo aparece en varios mitos dando profecías a los héroes o ayudándoles (caso de Heracles o Paris).

Se le considera un dios benigno y favorecedor con los humanos, a la par que veraz y virtuoso y se lo representa como un anciano con un bastón rodeado de nereidas que puede tener cola de pez.

Con todo, podía cambiar de forma y ayudaba a los que lo capturasen en esa circunstancia.

Se trataba de un dios positivo asociado al oleaje y a tiempos remotos.

Poseidón y Neptuno

Y llegamos al último dios del mar de los griegos también el más conocido y el más representado en época clásica. Pero Poseidón (o Posidón) no era originalmente un dios acuático.

En los lineales B de micénicos el nombre de po-se-da-wo-ne (Poseidón) aparece con más frecuencia que di-u-ja (Zeus), lo cual da a entender que en tiempos micénicos su culto era importante.

Numerosos estudios extraen connotaciones acuáticas de las versiones arcaicas de su nombre, pero en sus orígenes se considera que Poseidón era el dios de los caballos y tenía varias esposas como “las dos reinas de Poseidón”. En la cultura minoica se asocia su nombre como e-ne-si-da-o-ne “agitador de la tierra”, lo que ya lo relaciona con los terremotos que acabaron con los minoicos.

Estatua clásica de Poseidón

Estatua clásica de Poseidón

En la Teogonía y tradición posterior, Poseidón es hijo de Crono y Rea y fue devorado por su padre al nacer. Originalmente se le consideraba el primogénito pero en época clásica el rango pasó a Zeus.

Según algunas versiones, consiguió escapar de su padre y se unió a su hermano Zeus.

Ayudó a este y a Hades a luchar contra los titanes, batalla para la que recibió de los cíclopes su famoso tridente.

Tras la victoria, Zeus, hades y Poseidón apostaron que parte del mundo regiría cada uno. A Zeus le tocó la tierra y el cielo, a Hades el inframundo y a Poseidón el mar. Fue así como Poseidón completó sus atribuciones: dios de los caballos, de los terremotos y del mar.

El mar que domina es en concreto el Mediterráneo, dejando los otros mares a Océano y el Mar Negro a seguramente a Ponto mientras comparte el Egeo con Nereo.

Fue un dios extremadamente importante que ocupaba el segundo lugar en Atenas y el primero en Corinto o Megara. Su personalidad y aventuras se parecen a las de Zeus pues era un dios benévolo pero voluble que podía causar tempestades y maremotos y al que compensaba tener a favor.

Se lo representaba en un carro tirado por hipocampos, acompañado por delfines y con su famoso tridente.

Era conocido por sus amores con toda clase de diosas y mortales, engañando constantemente a su esposa Anfitrite con ninfas, mujeres e incluso monstruos como Medusa.

En numerosas ocasiones ha buscado expandir su dominio más allá del mar, siendo el caso más conocido cuando disputó Atenas a Atenea. Ofreció a los humanos un manantial salado mientras que Atenea el olivo. La elección de los humanos por Atenea lo hizo montar en cólera.

También ayudó a construir las murallas de Troya con la colaboración del rey Eaco, pero en la guerra luchó en el bando aqueo contra los troyanos aunque en numerosas ocasiones apoyó a Eneas.

Platón le describe como protector de la Atlántida, a la que ofreció el caballo. Pero la Atlántida se pretendía que estaba más allá de las Columnas de Hércules en el Océano Atlántico, domino de Océano, que es quien la hunde.

Poseidón como villano en Saint Seiya

Poseidón como villano en Saint Seiya

Se casó con la nereida Anfitrite, la cual rechazó sus atenciones. Poseidón envió a Delfino como emisario y este consiguió que Anfitrite cediera. Del matrimonio nacieron cuatro hijos (Tritón, Rodo, Bentesicime y Cimopolea) y Delfino fue colocado en los cielos como la constelación del delfín.

Con todo tuvo muchos hijos con muchas amantes. Algunos compartidos, como es el caso del héroe ateniense Teseo cuya paternidad compartió con el rey Egeo.

Anfitrite no aparece en muchos mitos pero sabemos que era celosa y que fue ella la que puso serpientes por cabello a Medusa como venganza por ser amante de su marido.

Los romanos asimilaron la figura de Poseidón al dios Neptuno, pero este es un proceso gradual.

Seguramente, los latinos importaron al dios etrusco Nethuns que tenía jurisdicción original sobre las aguas de las fuentes para luego pasar a dios del mar. Neptuno, como versión latina de Nethuns, fue convertido en dios de las nubes y la lluvia hasta que la asociación Poseidón-Neptuno se adopta desde Sicilia en torno al 400 antes de Cristo.

A partir de ahí, Neptuno pasa a ser el hijo mayor de Saturno y Ops y dios del mar y de la humedad que fue ganando importancia. Era acompañado por hipocampos, delfines y toda clase de ninfas de las aguas.

Su esposa Anfitrite fue conocida como Salacia.

Neptuno no era tan apasionado como su hermano Júpiter, pero tuvo bastantes amantes y fue un gran valedor de los troyanos exiliados en la Eneida de Virgilio.

En su honor se celebraban las neptunalias en Julio y durante el follaje donde la humedad daba presencia a Neptuno.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Mitología

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s