Linneo según Darwin

Actualmente muchos consideran a Darwin el fundador de la biología moderna, responsable de una ruptura total con un pasado de pensamiento teológico y escolástico que algunos creacionistas añoran como a una arcadia feliz.

Esta visión no está realmente equivocada, ya que la publicación de El Origen de las Especies en 1849 supuso una tremenda sacudida a la manera de pensar de la sociedad, pero también supone una seria exageración.

Existían teorías evolutivas previas siendo la más importante la de Lamarck, que los franceses reivindican como auténtico comienzo de la biología evolutiva. Pero no era la única.

¿Cuándo se produce la primera ruptura real? Quizá fue en 1735 cuando, durante su estancia en los Países Bajos, Karl von Linneo publicó la primera edición de la Sistematica Naturae que agrupaba a todos los seres vivos conocidos en la época, incluyendo a los seres humanos bajo el nombre Homo sapiens dentro de los primates (a los que llamó así por ese motivo). Más adelante Linneo, sin llegar  abandonar la idea de estabilidad ni la intervención divina (era hijo de un pastor luterano) sí reconoció que el cambio dentro de las especies y que el ser humano forma parte del reino animal.

Linneo fue el padre de la clasificación moderna

Linneo fue el padre de la clasificación moderna

Charles Darwin fue presidente de la Lynnean Society de Londres, donde trabajó codo con codo Huxley, Wallace u Owen. Siempre me ha parecido interesante el modo en que encajan el sistema linneano y la teoría darwiniana.

¿Cuál fue la influencia de Linneo sobre Darwin? Pues en la obra de Darwin da la impresión de ser acotada pero honda.

Si echamos mano de El Origen de las Especies, solo encontramos una alusión al ilustre naturalista sueco en el capítulo XVI referente a las afinidades entre organismos:

“Los naturalistas procuran ordenar las especies, géneros y familias dentro de cada clase según lo que se llama sistema natural, pero ¿Qué quiere decir este sistema? Algunos autores lo consideran un sistema para ordenar los seres vivos según su parecido o un sistema artificial para organizar los seres vivos de forma breve… La ingenuidad y utilidad del sistema son indiscutibles. Algunos naturalistas consideran que muestra el plan del Creador… Expresiones tales como la de Linneo con las que frecuentemente nos encontramos de forma más o menos velada que los caracteres no hacen la género sino que los el género hace los caracteres, parecen implicar que en nuestras clasificaciones hay un lazo más profundo que la simple semejanza. Creo que es así y que la comunidad de la descendencia –única causa conocida de estrecha semejanza en los seres orgánicos- es el lazo que nos revela en parte nuestras clasificaciones”

Cuando nos dirigimos El Origen del Hombre, en el capítulo VI sobre las Afinidades y Semejanzas del Hombre, encontramos la siguiente afirmación:

“La mayor parte de los naturalistas que h tomado en consideración la estructura del hombre, incluidas las facultades mentales, siguen a Blumenbach y Cuvier, colocando al hombre en un orden distinto bajo el título de bimanos en rango igual que cuadrumanos, quirópteros, etc. Esto no obstante, muchos naturalistas siguen de nuevo ka idea primeramente sugerida por Linneo, idea bien notable por su profunda sabiduría, colocando al hombre en el mismo orden que los cuadrumanos, bajo el nombre de primates. Es preciso reconocer la justicia de esta conclusión: primeramente porqué debemos grabar en nuestro entendimiento lo insignificante que es la para la clasificación el mayor desarrollo del cerebro del hombre, a lo que se agrega que las grandes diferencias entre los cráneos de los humanos y los cuadrumanos son consecuencia del diferente desarrollo cerebral…”

Continúa afirmando que las diferencias entre humanos y “cuadrumanos” son debidas a nuestros diferentes estilos de vida y a nuestra postura erguida. Esta afirmación es recogida por Gould en diversos artículos y Juan Luis Arsuaga en El Collar del Neanthertal.

En La Evolución de las Especies, Darwin hace otras dos alusiones al ilustre naturalista sueco. En su descripción de las analogías y los problemas de clasificación que implican, señala que Linneo consideró un homóptero como lepidóptero. Y también, haciendo referencia a la fecundidad de los seres vivos: “Linneo ha calculado que si una planta anual produce tan sólo dos semillas -y no hay planta tan poco fecunda- y las plantitas salidas de ellas producen en el año siguiente dos, y así sucesivamente, a los treinta años habría un millón de plantas.”, coincidiendo ambos en que todos los seres vivos procuran generar el máximo número de descendientes posible.

Una interpretación posterior nos la da Stephen Jay Gould en El Pulga del Panda, donde recuerda que la frase “la naturaleza no da saltos” se suele atribuir a Linneo y que Darwin, como discípulo de Charles Lyell, era un claro defensor de este precepto.

Representados normalmente en su senectud, Linneo (derecha) y Darwin (izquierda) fueron jóvenes activos

Representados normalmente en su senectud, Linneo (derecha) y Darwin (izquierda) fueron jóvenes activos

En consecuencia, la influencia de Linneo sobre la obra y pensamiento de Darwin se dirige a las afinidades evolutivas y la forma de rastrearlas. Pero a su vez deriva del trabajo de Linneo la idea de una relación rastreable por medio de los caracteres entre los distintos seres vivos que podría llegar a abarcarlos a todos.

Más concretamente, Darwin recogió de Linneo la afinidad primate de la humanidad que tantas ampollas ha levantado. Darwin nunca dijo “El hombre viene del mono” sino que “El hombre desciende de un mamífero de cuatro patas de presumibles hábitos arbóreos”, tomando la afiliación primate de Linneo, quien la había propuesto un siglo antes y que actualmente sigue vigente.

Una influencia limitada, pero importante que tomó parte en el origen de la biología moderna.

Bibliografía:

  • Darwin, Charles Robert. El Origen de las Especies. 1849. Espasa Calpe. S.A. 2008.
  • Darwin, Charles Robert. El Origen del Hombre. Ediciones Petronio, S.A. 1973.
  • Gould, Stephen Jay. El Pulgar del Panda. 2005. Crítica S.L.
Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Biología, Ciencias Sociales, Evolución

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s