Sobre el valor ecológico de las ballenas

Hace algo más de dos años publiqué una entrada en este blog titulada “Ballenas ¿afloramientos vivientes?”, que versaba sobre la importancia de las ballenas en el flujo de nutrientes en el medio marino; esta entrada puede considerarse la continuación de aquella entrada.

Y uno de los detalles más interesantes sobre la conservación de las ballenas radica en que mucha gente cree que el único motivo para protegerla radica en su encanto y carisma, pero se ha señalado que esto no es correcto: las ballenas tienen un importante papel en el flujo de carbono y nutrientes dentro del océano que una reciente investigación dirigida por Andrew J. Pershing y publicada en 2010.

El valor del estiércol de ballena

Si habéis leído bien: las heces de ballena son importantes. Ya se había mencionado en los estudios de hace dos años pero solo de refilón, ahora lo vamos a ver más en detalle.

Es bastante sencillo: las ballenas se alimentan en aguas ricas y profundas, defecando en aguas superficiales. Estas heces son un buen alimento para las masas de fitoplancton, a las que aportan importantes nutrientes.

Las ballenas son animales enormes, lo que les permite moverse en grandes rangos de profundidad y realizar migraciones importantes que las llevan a alimentarse a aguas polares y reproducirse en aguas cálidas, de modo que son capaces de llevar nutrientes en forma de heces desde aguas ricas a otras más pobres.

A su vez, se ha sugerido que la restauración de las poblaciones de ballenas diezmadas podría ser una fuente del hierro que limita la fotosíntesis en el Antártico más ecológica y fiable.

La “bomba” de las ballenas

Como la gran mayoría de animales, las ballenas contienen mucho carbono. El cuerpo de una ballena puede llegar a más de 100 toneladas, de las que una importante proporción es carbono. Esto hace de cualquiera de estos gigantes una unidad de almacenamiento de carbono por sí mismo que Pershing ha estimado en 2 toneladas de carbono en un cuerpo de 40 toneladas.

La longevidad de las ballenas puede llegar a un siglo o más, de modo que pueden almacenar carbono durante un cierto tiempo.

Cuando las ballenas mueren (con la salvedad de las ballenas francas) se hunden llevando con ellas todo el carbono que han almacenado en vida a las aguas profundas, donde se convierten en auténticos oasis de vida en medio de las vacías llanuras abisales y el carbono queda retenido.

De esta forma, las ballenas son un componente relevante de la bomba de carbono del océano.

Hay un cierto nivel de importancia en el gran tamaño, debido a la concentración de energía procedente de los niveles tróficos inferiores y a la mayor eficiencia metabólica.

¿Cuál es la magnitud de la aportación de las ballenas?

El interés del trabajo de Pershing y su equipo está en que han estudiado la magnitud carbono afectado por la bomba de las ballenas.

Según sus estimaciones, el flujo de carbono debido al hundimiento de los cadáveres de las actuales poblaciones de 8 especies ballenas ascendería a 2,8 x 104 toneladas de carbono anuales.

Utilizando los registros de capturas balleneras han realizado una estimación de la abundancia de estas poblaciones previas a la captura comercial llegaron a la conclusión de que el flujo debido a los decesos naturales en las anteriores poblaciones llegaba a los 1,9 x 105 toneladas de carbono anuales. Por otro lado, los estudios genéticos sugieren que estas poblaciones podrían haber sido 10 veces mayores llevando este flujo a las 1,6×106 toneladas de carbono anuales, el 0,1% de la bomba biológica de carbono en el océano.

Consideran que los grandes peces y los delfines también presentan una tasa de hundimiento y trasporte de carbono importante pero debido a su menor tamaño tienen más depredadores, lo que reduciría considerablemente el flujo vertical. Según sus estimaciones, la misma masa de krill que sostiene a 3.3×105 ejemplares de ballena azul podría sostener 2.2×106 ejemplares de rorcual aliblanco o 5,2×108 pingüinos respectivamente, pero ambas poblaciones solo representarían un 50% o 8% de la biomasa de las azules.

La caza de ballenas no solo ha reducido el volumen de carbono que se hunde con los cadáveres de ballenas sino que implicaba el traslado de sus cuerpos a tierra donde eran (y son) procesados con toda la liberación de carbono consiguiente. Las estimaciones hablan de que los 100 años de caza previos a las moratorias liberaron 100 millones de toneladas de CO2, el equivalente a la quema de 110.000 kilómetros cuadrados de bosque templado.

Solo en el caso de las poblaciones australes de ballenas azules, estiman que su restauración implicaría el secuestro de 3,6×106 toneladas de carbono en biomasa viviente, lo cual implicaría el equivalente a la fijación de 43.000 hectáreas de bosque templado, mientras que la restauración de sus homólogas del hemisferio norte supondría el secuestro de 70.000 toneladas de carbono anuales.

Conclusión

En resumidas cuentas, parece que podemos dejar a considerar a las ballenas solamente como unas criaturas atractivas que generan mucha empatía en para comenzar a considerarlas una pieza importante en el trasiego de nutrientes y carbono en el océano.

Por ello, podríamos considerarlas un elemento importante para la lucha contra el cambio climático y a su captura como uno de los factores que han contribuido a este.

No debemos exagerar esta influencia, se trata del 0,1% del flujo de carbono y el propio Pershing reconoce que es un flujo modesto comparado con los millones de toneladas que mueven anualmente los seres humanos.

Pero nos deja claro que las ballenas tienen un papel activo y relevante dentro de la ecología de los océanos, un papel que nos muestra la complejidad y diversidad de los océanos.

La visión de la importancia ecológica de animales grandes como ella parece estar cambiando.

Bibliografía:

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Aplicación, Biología, Ecología

Una respuesta a “Sobre el valor ecológico de las ballenas

  1. Pingback: Sobre el origen de las ballenas filtradoras | Bitacora Natura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s