Un pájaro naranja

Hace unos días pillé una foto, que no es que sea una gran foto pero tampoco está mal del todo, de un ave muy peculiar, que es poco conocida por la gente pero imposible de confundir con otras aves europeas. Vamos a hablar de ella y así cambiamos un poco de tema.

La abubilla (Upupa epops) es un ave del orden de las coraciformes, donde tiene por característica distintiva poseer el dedo posterior largo y provisto de una uña fuerte y grande mientras que los dedos externos está unidos a la base.

Es un ave inconfundible por su plumaje anaranjado y alas blancas y negras, así como su cresta naranja y negra. Ambos sexos son del mismo color y tamaño, que suele ser 28 cm de largo. Su voz característica es un hupupup o un uieh-uieh en caso de peligro.

Es muy bonita pero tiene la costumbre de capturar a sus presas entre los excrementos de animales mayores, además de tapizar sus nidos con excrementos propios o ajenos, por si eso fuera poco, su glándula uropigial produce una secreción fétida. Así que es un ave bastante maloliente, cosa que se ha asociada a la defensa frente a los enemigos dado su vistoso aspecto.

Otra estrategia defensiva estudiada en polluelos es que son capaces de imitar el sonido de una serpiente.

Se alimenta de insectos y larvas que captura en el suelo con su pico alargado en el suelo en excrementos de vaca (en la cultura gallega se la llama bubela pero también galo merdento [gallo de mierda]). Ocasionalmente puede capturar lagartos o ranas. Les gusta el campo abierto y los pastos.

Son aves migratorias que pasan el invierno en África y regresan a Europa en verano (a España llegan en Febrero). Se distribuyen por todo el continente salvo Escandinavia y las Islas Británicas, aunque pueden visitar Inglaterra o Finlandia no anidan en ellas.

Forman parejas estacionales, establecen sus nidos en tocones o cavidades y en mayo o junio la hembra pone 6 o 7 huevos verdosos que incuba sola durante 16 a 20 días mientras el macho la alimenta. Tras la eclosión, los padres alimentan durante 24 – 27 días a los polluelos, que se presentan ordenadamente en cola a recibir el alimento. Tras dejar el nido, los padres siguen alimentando a los pequeños un breve período de tiempo.

Se trata de un ave corriente que se adapta relativamente bien a los entornos urbanos (es posible, aunque no frecuente, verlas en Madrid) aunque en los últimos años la destrucción de su entorno y el uso de pesticidas. Se considera extinta en zonas de Europa como el Benelux pero la BirdLife Internacional la considera una especie de preocupación menor.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Biología

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s