Desmostylia, los animales que se quedaron a mitad de la evolución

En la década de 1860, el paleontólogo Othniel Charles Mars, famoso por haber descrito nada menos que 80 variedades diferentes de dinosaurios (incluyendo el icónico Triceratops) en su enconada enemistad con su antiguo amigo Cope, descubrió los fósiles de un mamífero que le pareció similar a los sirenios.

A diferencia de su antiguo compañero y adversario, Mars era un hombre metódico y convencido defensor de la evolución como un proceso constante, así que identificó al nuevo animal como un sirenio primitivo que llamó Desmostylus (“cadena de columnas”).

Sin embargo, los descubrimientos posteriores convirtieron su familia, Desmostylia, en un rompecabezas que desconcertó a los científicos.

El descubrimiento de más restos de Desmostylus permitió establecer que se trataba de un animal similar a un hipopótamo, cosa que encajaba con la idea de que se trataba de un resto transicional entre los sirenios y sus antepasados terrestres, pero su cráneo tenía muchas peculiaridades.

Más serio fue el descubrimiento de un fósil llamado Cornwallius en la isla de Vancouver, similar a Desmostylus pero más antiguo y su posible antepasado. Más tarde se descubrió otro animal al que se llamó Paleoparadoxia (“La antigua paradoja”) en referencia a la ya desconcertante situación taxonómica del grupo.

Actualmente contamos con un total de 157 colecciones de fósiles datadas desde el oligoceno hace 28 millones de años hasta el mioceno hace algo más de 7 millones y todas ellas muestran un patrón similar: un cuerpo similar al de un hipopótamo, un cráneo similar a un sirenio y dientes macizos ovalados y prominentes.

Su clasificación ha sido una verdadera odisea porque, a diferencia de lo esperado, nunca llegaron a ser completamente acuáticos y se mantuvieron como animales anfibios toda su historia evolutiva, también son el único grupo de mamíferos marinos completamente extinguidos.

Sin embargo, la respuesta actualmente más aceptada sobre la naturaleza de los desmostilios era más sencilla de lo que parecía: la evolución no tiene un objetivo completo más allá de la supervivencia, las grandes adaptaciones no son algo forzoso y, si estos animales consiguieron adaptarse a un entorno costero y reproducirse con éxito no debería de sorprendernos que sobrevivieran de este modo.

En cierto modo, fueron mamíferos marinos que sobrevivieron entre dos mundos sin especializarse en ninguno.

¿Cuáles son sus afinidades entonces? Atendiendo a los cráneos se ha considerado que están estrechamente emparentados con los proboscídeos (elefantes) y con los sirenios (dugones y manatíes), descendiendo de un antepasado común. Pero, mientras unos volvieron a tierra y otros se adentraron definitivamente en las aguas, ellos prosperaron como anfibios.

Los restos fósiles de desmostilios solo se han encontrado en el Pacífico Norte y los más antiguos están en Asia, por lo que parece que desde allá pasaron a Norte América.

Mayoritariamente se han encontrado en formaciones asociadas a llanuras submarinas o pantanosas, por lo que parece que este era su entorno favorito, prefiriendo aguas subtropicales y templadas o frías.

Presentaban cráneos alargados con caninos muy desarrollados y molares con cúspides muy altas, ovaladas y englobadas en dentina. Hay cierto consenso en que eran vegetarianos (igual que sus parientes) y se alimentaban de pastos marinos y algas, aunque algunos científicos consideran que sus dentaduras también podían ser válidas para la consumición de moluscos.

Tenían cuatro patas robustas cuyos extremos no está del todo esclarecido si estaban palmeadas o tenían un pie amplio como sus parientes los elefantes. Tampoco está del todo claro el tipo de postura que adoptarían: algunos investigadores consideran que podían moverse tan erguidos como los hipopótamos, mientras que otros consideran que sus patas estarían más dobladas y se moverían de una forma más parecida a la de los cocodrilos.

Actualmente, sin embargo, se cree que es probable que pasaran más tiempo dentro del agua y que su locomoción recordara a la de una foca pero mucho más eficiente.

No tenemos claro el nivel de inteligencia de estas criaturas, pero con lo que sabemos podemos asumir que se trataba de mamíferos anfibios en general de gran talla (Behemotops era tan grande como un hipopótamo) y constitución robusta, probablemente desprovistos de pelo, que se movían por las zonas inundadas e intermareales del Pacífico Norte alimentándose fundamentalmente de vegetación marina aunque quizá pudieran ampliar su dieta. Sus grandes caninos pudieron emplearlos para escarbar en el fondo como las morsas.

No es descartable que fueran gregarios, aunque no sabemos si eran muy agresivos o apacibles. Debieron de sentirse más cómodos en el agua que en tierra pero se movían bien en esta.

No conocemos la causa de su extinción, aunque se ha dicho que no fueron capaces de competir con mamíferos marinos más especializados. Otra posibilidad radica en un cambio ambiental en su entorno que estaba limitado al Pacífico Norte.

En resumen, Desmostylia fue un grupo de animales muy interesantes que desconcertaron a los científicos porque “detuvieron” su evolución en una forma que nosotros habríamos considerado un “fósil transicional” durante mucho tiempo. Pero esa es la esencia de la evolución: si pueden reproducirse con éxito, puede sobrevivir, entonces sobrevive.

Habría sido muy interesante ver con vida a estos seres que nos han dado una lección tan singular.

Bibliografía:

  • Wallace, David Rains. Neprune’s Ark. 2007. University of California Press, Lrd. England.
  • Perrin, William F., Würsig, Bernd, Thewissen, J.G.M. Enyclopedia of Marine Mammals. 2002. ACADEMIC PRESS.
  • Jiménez Fuentes, Emiliano y Civis Llovera, Jorge. Los Vertebrados Fósiles en la Historia de la Vida. 2003. Ediciones Universidad de Salamanca.
Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Biología, Evolución

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s