Cefalópodos Ciclópeos V: Taningia danae

Pues volvemos a los calamares gigantes y ahora vamos con uno que brilla con luz propia (¿por qué hago chistes tan malos?): el Taningia danae también conocido como calamar gato o pulpota de profundidad.

Fue clasificada por el naturalista francés Joubin en 1931 y desde entonces se han realizado numerosas citas.

Forma parte de la familia Octopoteuthidae y está emparentado con las potas o voladores.

Yo tengo una foto con un ejemplar conservado en formol y es realmente imponente.

Descripción

El Taningia danae tiene ciertas singularidades. En primer lugar, como todos los miembros de su familia, en estado adulto presenta solamente ocho brazos y pierde los dos largos tentáculos, como los pulpos. De ahí vienen los nombres “Octopoteuthidae” y “pulpota”.

Otra de las singularidades de esta criatura está en el gran tamaño de sus aletas laterales, que en los adultos llegan a suponer un 85% de la longitud del manto y un 135% más anchos. Estas grandes aletas les permiten nadar activamente sin depender del chorro de su sifón.

Sobre la talla de esta especie, el ejemplar más grande conocido fue una hembra de un manto de 1,7 metros y 124 kg de peso.

Los brazos de esta especie presentan ventosas que las paralarvas tienen agrandadas y el segundo está engrosado para albergar grandes fotóforos (han sido descritos como “los mayores del reino animal”) compuestos envueltos por un pliegue cutáneo que les permite ocultarlos. Si bien carece de fotóforos en las puntas de los brazos, posee un gran fotóforo redondeado interior cercano a la bolsa de tinta.

Los ejemplares adultos suelen ser de color rojo burdeos o pardos en vida pero una vez muertos se quedan blancos al perder la capa de cromatóforos.

El dimorfismo sexual se encuentra en el mucho mayor tamaño de las hembras y en otra de sus singularidades: los machos poseen un pene que sobresale del manto y puede ser más largo que este. Un ejemplar masculino capturado en Asturias en 2000 que pesaba a penas 19 Kg tenía un pene de 73 cm.

Se trata de una criatura bastante fecunda pues las hembras tienen una fecundidad potencial de 5 millones de ovocitos de los que no necesariamente todos son fecundados. En una hembra capturada en avanzado estado de madurez medían entre 0.4 y 1 mm, lo que ha llevado a sugerir que las paralarvas recién nacidas miden entre 2 y 3 mm.

Las hembras también presentan cavidades en su cuerpo donde almacenan los espermatóforos de los machos. Se considera que practican una estrategia de desove múltiple, en diferentes episodios de puesta que pueden abarcar varios meses. Se ha estudiado una hembra en proceso de puesta y se comprobó que su musculatura estaba mermada, propio de especies semélparas.

¿Cuánto viven los calamares gato? Los estudios en estatocistos de dos hembras capturadas en Asturias de 66 y 124 kg respectivamente dieron a entender que tendrían una edad de 21 y 33 meses respectivamente.

Entorno y comportamiento

Como otros tantos cefalópodos de gran tamaño, se trata de un animal de aguas profundas. En 1997 fue capturado un juvenil en aguas escocesas a 800 metros de profundidad. El 2000 fue capturada una hembra de 44,5 kg en Galicia a 400 metros. Entre los años 2000 y 2004 fueron capturados en Asturias varios ejemplares a profundidades entre los 400 y 600 metros de profundidad. En 2006 fueron grabados en aguas japonesas varios ejemplares a profundidades que iban entre los 240 y los 940 metros. Y en 2013 fue filmado un ejemplar sobre la cima de un monte submarino en el Atlántico Nororiental a unos 2157 metros de profundidad.

La primera citación de esta especie que tenemos en España consistió en los picos de 10 ejemplares encontrados en el estómago de un cachalote capturado frente a las costas de Vigo en 1966, se volverían a encontrar picos en el estómago de otro cachalote capturado en Galicia en 1974. Habría que esperar un cuarto de siglo para encontrar la hembra capturada en 2000 pero sería seguida de varias hembras y un macho capturados en aguas asturianas en los siguientes años.

Parece que las aguas gallegas y asturianas son del agrado de estas criaturas, como veremos con Architeuthis.

De todas estas citaciones podemos sacar algunas cosas sobre el hábitat y distribución de Taningia danae: se trata de una especie de aguas profundas, que puede superar los 2000 metros, y distribución cosmopolita.

Se han detectado ciertos patrones de distribución vertical: los ejemplares juveniles se tienden a situar en aguas menos profundas (200–300 m en el caso del Pacífico) y los adultos a grandes profundidades durante el día ascendiendo a aguas menos profundas por la noche.

Los contenidos estomacales analizados como los de la hembra capturada en Vigo consisten principalmente en huesos de peces y tecas de crustáceos, llegándose a identificar huesos de bacaladilla (Micromesistius poutassou) pero con ausencia de otolitos o estructuras craneanas.

Los ejemplares grabados también han arrojado luz sobre sus comportamiento: son capaces de nadas hacia delante o hacia atrás gracias a la propulsión de sus aletas, que aletean de forma similar a una raya a velocidades que pueden llegar a los 7,2 – 9 km/h. También se pueden situar verticales ascendiendo por la columna de agua con la propulsión del sifón a 0,39 m/s.

Abre y cierra sus grandes fotóforos a grandes velocidades, produciendo varios flases en un segundo y otros más largos de hasta 8,5 segundos. Se cree que para atraer presas o espantar enemigos.

Justamente, una de las estrategias de caza que se han filmado consiste en utilizar los fotóforos para atraer las presas y capturarlas con los brazos para morder con el pico. Otra estrategia filmada consiste en nadar en círculos alrededor de la presa emitiendo flashes largos, quizá para atontar a la presa. Parece que les gusta acercarse a esta por debajo.

Un comportamiento extraño observado en la grabación del Atlántico consistió en repetidos choques contra el fondo marino, que contrastan sus elevadas capacidades natatorias. Todavía no hay explicación

En los dos casos de grabación, los ejemplares acabaron por atacar al submarino.

En general, parece que son depredadores activos y agresivos que se sienten atraídos por la luz, que también utilizan como cebo y defensa.

Su mayor enemigo parece ser el cachalote (se ha dicho que en determinadas zonas es uno de sus alimentos principales), aunque también se considera al pez espada, tiburón portugués o el albatros errante en el caso de las crías.

¿Esta criatura es válida para el consumo humano?

No existe un mercado relevante como en el caso de Dossidicus gigas y como el Architeuthis dux tienen amonio en la carne para favorecer la flotabilidad. Sin embargo, el manto de la hembra capturada en Vigo fue vendido parece que para consumo humano.

Bibliografía:

Deja un comentario

Archivado bajo Biología, Ecología

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s