Vetulicolas, los «Habitantes Antiguos»

“El propio nombre vetulicolia llama a criaturas de otro planeta”, comentaron Derek Briggs y su equipo en 2005.

Esta afirmación puede parecer un poco exagerada, la verdad es que los animales llamados vetulícolas son muy diferentes a nada de lo que tenemos hoy en día en los mares.

El grupo de los vetulícolas tiene el rango de filum y toma el nombre del primer género descrito, Vetulicola, y significa “habitantes antiguos”.

¿Cómo de antiguos? Pues la mayor parte de las colecciones datan de entre 516 y 513 millones de años, a renglón seguido de la Explosión Cámbrica.

El nombre fue propuesto por Shu et al en 2001 cómo un grupo de animales cámbricos emparentados con los deuteróstomos.

Descripción

El plan corporal de los vetulícolas es probablemente la característica más distintiva del grupo y la más extraña.

El cuerpo aparece dividido en dos partes bien diferenciadas: una parte anterior en forma de barril y una cola posterior dividida en siete segmentos. La parte anterior presenta un espacio abierto, una boca terminal y unos cinco pares de aberturas laterales descritas como hendiduras branquiales y la cola está comprimida lateralmente.

No se detectan apéndices alimentarios ni de otro tipo, en el extremo anterior tenemos la faringe, que se considera adaptada a la filtración.

También carecen de partes duras pero presentan una estructura a modo de esqueleto exterior formado por placas de cutícula.

Los vetulícolas no eran muy grandes, siendo a menudo menores de un centímetro.

Sobre de varios ejemplares de Vetulicola cuneata y Vetulicola rectangulata se han encontrado restos de un gusano que ha sido nombrado Vermilituus gregarius, se considera que este gusano construía tubos calcáreos sobre la cutícula. El gusano solo se ha encontrado sobre los restos Vetulicola, por lo que se ha llegado a la conclusión de que se trataba de un simbionte asociado al vetulícola, al que podría llegar a perjudicar en caso de un exceso de gusanos.

Esto se ha descrito como la prueba más antigua de simbiosis descrita.

Comportamiento

¿Qué hacían los “habitantes antiguos” con su singular equipamiento? Pues tenemos muy poca información.

Se considera que eran nadadores más o menos activos, utilizando la cola para darles propulsión. La carencia de apéndices y aletas laterales haría que la natación fuera menos eficiente, aunque la presencia de una aleta dorsal en un ejemplar particularmente bien conservado y la forma de los márgenes dan a entender que tenían cierto control de su posición en la columna.

Otra teoría afirma que las aberturas branquiales laterales podrían aportar cierta ayuda a través de chorros. 

La alimentación en general se considera que era por filtración entre la faringe y las hendiduras branquiales pero existe otra teoría que sugiere que pudieron alimentarse en la superficie del fondo de partículas de materia orgánica.

Afinidades

Y llegamos al tema más polémico y con más tela que cortar que rodea a estas criaturas. 

En 1987, Vetulicola cuneata fue encontrado en la formación Qiongzhusi del Cámbrico temprano en Chengjiang, China, y Hou lo describió como un artrópodo bivalvo (como un percebe). En 1997 Chen y Zhou estudiaron cerca de 300 ejemplares y establecieron el grupo de Vetulicolida cómo un grupo hermano de los artrópodos.

Sin embargo, en 2001 Shu et al, reasignaron la condición de Vetulicolia cómo un filo dentro de los deuteróstomos, muy estrechamente emparentado con los cordados.

Esta interpretación se considera actualmente la más acertada, pues la ausencia de apéndices los separa a los artrópodos, mientras que las hendiduras branquiales y el parecido de su plan corporal con el de la larva de las ascidias los acercan a los cordados y se ha sugerido que la cubierta de cutícula podría ser homóloga a la túnica de los urocordados.

De hecho, en un ejemplar especialmente bien conservado se han encontrado rastros de una notocorda.

Lo que tampoco está claro es el rango taxonómico, pues se ha sugerido que su parentesco con los tunicados es demasiado estrecho para hablar de un filo separado.

En opinión de Diego García-Bellido “el ancestro común de vetulicolas y tunicados poseía regiones corporales anterior y posterior diferentes (la primera es fusiforme y se utiliza para la alimentación por filtración y la segunda originalmente segmentada), además de una boca termina, ausencia de branquias faríngeas, notocorda restringida a la región posterior del cuerpo y un intestino que se extendía hasta el final de la cola”.

A pesar de las dudas del rango, de la clasificación de algunos grupos y de las especies, parece claro que los vetulícolas estaban estrechamente emparentados con los cordados (es decir, con nosotros).

Bibliografía:

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s